Proyecto de Ley

El presente proyecto de ley tiene como objeto que nuestra Ciudad logre una verdadera autonomía en materia político-electoral, saldando así una deuda histórica. 

Dialogando

Para la elaboración se consideraron las ventajas que presentan las experiencias comparadas, sin perjuicio de receptarse los 

mejores institutos y procesos de la normativa nacional, provincial e internacional en la materia. Por otro lado, en sintonía con una 

democracia moderna como la que busca apuntalar este Código, el proyecto es producto de un proceso abierto y participativo 

llevado adelante por la Subsecretaría de Reforma Política y Asuntos Legislativos del Ministerio de Gobierno, que contó con la

participación activa de organizaciones de la sociedad civil, universidades, centros de investigación, funcionarios/as de diferentes organismos gubernamentales, ciudadanos/as y expertos/as de la academia. 

En este sentido, el proceso mencionado, conocido como “Dialogando BA”, se estructuró mediante la organización de mesas de 

diálogo interdisciplinarias, en las que se compartieron conocimientos y experiencias que enriquecieron el debate y sirvieron de 

insumo para el proyecto de Código Electoral que se propicia. La iniciativa contó con una plataforma virtual que permitió difundir 

documentos teóricos y normativos con diferentes posturas sobre las temáticas a debatir, y para alojar luego documentos que 

reflejaron el trabajo conjunto y consensos obtenidos en cada encuentro. 

Derechos Políticos

El proyecto de Código Electoral propone una mirada del proceso electoral en torno a los principios rectores de igualdad, 

transparencia, equidad, autonomía, paridad de género y gobierno abierto. Respecto a este último principio innovador, cabe 

mencionar que incluye dentro de él al principio de acceso la información pública, la participación ciudadana, la rendición de 

cuentas, la colaboración y la innovación, previéndose asimismo que toda información que de acuerdo a las disposiciones 

establecidas en dicho Código deba ser publicada en internet, debe ser provista como datos abiertos poniéndose a disposición 

de manera actualizada y oportuna, previendo la adecuada organización, sistematización y disponibilidad de la información para 

asegurar un acceso sencillo y amplio por parte de los/as ciudadanos/as. En el mismo sentido, se prevé que toda información, 

incluyendo la documentación relativa a la incorporación de tecnología al proceso, debe ser publicada en formatos digitales 

abiertos que faciliten su procesamiento por medios automáticos y que permitan su reutilización o redistribución por parte de 

terceros, sin estar sujeta a licencia, términos de uso u otras condiciones que restrinjan sus posibilidades de reutilización o 

redistribución por parte de terceros. 

Por otra parte, se destaca como un punto central del proyecto la incorporación de previsiones para regir el debate público entre 

candidatos/as a Jefe/a de Gobierno y a Presidentes comunales en un marco democrático, republicano y neutral. El acceso a la

información, la igualdad y la rendición de cuentas son principios que se reflejan en la regulación de los debates electorales. 

En efecto, el debate electoral es un bien público, una instancia igualitaria en la que todos los partidos tienen el mismo tiempo y 

visibilidad para exponer sus propuestas, y todos los/as ciudadanos/as las mismas posibilidades de acceder a ellas y realizar así 

un voto informado. Es también una oportunidad para que la sociedad civil y las instituciones académicas aporten insumos a la 

conversación pública. 

Incorporación de Tecnología

La incorporación de tecnologías al proceso electoral es una oportunidad para mejorar procesos que requiere de previsiones 

específicas de transparencia, control público y acceso a la información. Este proyecto de Código Electoral incluye procesos 

estrictos y públicos de auditoría y realiza una exhaustiva descripción de los procedimientos de aprobación y control de las 

tecnologías electrónicas vinculadas a la emisión del voto, el escrutinio de mesa y la transmisión de resultados. De esta forma, 

se garantiza la transparencia en el acceso a la información técnica y la fiscalización directa por parte de las agrupaciones 

políticas, las organizaciones de la sociedad civil, universidades y los/as electores/as.

 

Se contempla asimismo la creación de un Registro de Proveedores de Tecnologías, que incluya la nómina de proveedores que 

elaboran o diseñan tecnologías para ser implementadas en el proceso electoral, a quienes se les facilitará los 

requerimientos específicos a los que los sistemas tecnológicos deben adecuarse, de acuerdo a los principios y procedimientos 

establecidos en el Código y las políticas reconocidas como buenas prácticas en desarrollo de tecnologías. En este sentido, se 

prevé que sólo puedan ser contratados para proveer bienes y servicios tecnológicos para ser incorporados al procedimiento 

electoral, aquellos proveedores que se encuentren debidamente inscriptos en el Registro mencionado.

El proyecto en cuestión no solo regula la realización de auditorías y pruebas previas para determinar la adecuación de la 

tecnología a ser implementada en los comicios, sino que también se han dispuesto distintas instancias de control a realizarse en 

forma concomitante y posterior a las elecciones. Se ha procurado ampliar los mecanismos de control administrativo, judicial, 

partidario y cívico del acto electoral, mediante la incorporación de las figuras de Coordinador/a Técnico/a, Delegado/a Judicial, 

Fiscal informático/a y Observadores electorales como actores relevantes del proceso. 

Con el objeto de garantizar un voto informado, se institucionalizan procesos de capacitación en materia electoral orientados a la 

ciudadanía, así como la incorporación de herramientas de formación para los/as fiscales y autoridades de mesa. En ambos 

casos, las capacitaciones deben ser accesibles y realizarse desde la convocatoria a elecciones, ya sea mediante formas 

presenciales y/o a distancia, y a través de modalidades en línea campus virtual, videos instructivos, entre otros.

Campañas y Financiamiento

La confianza de la ciudadanía en sus representantes es la base de la legitimidad democrática. La transparencia y la equidad en 

el financiamiento de las campañas son elementos principales para que los procesos electorales sean oportunidades de 

fortalecimiento de esta confianza. El proyecto de Código Electoral propuesto recoge las previsiones dispuestas en la Ley N° 268, e incorpora asimismo herramientas con el fin de garantizar un mayor control y transparencia. En efecto, se contempla la 

creación de un Registro de Proveedores de Campaña; la presentación de informes y balances por parte de las agrupaciones 

políticas; la profesionalización del/la responsable económico financiero de campaña; la responsabilidad solidaria del garante 

económico financiero y apoderado/a de la agrupación política con el/la Presidente y el/la Tesorero/a de cada uno de los partidos políticos que integran la alianza o confederación; la bancarización de los aportes; la documentación de los gastos que se realicen con motivo de la campaña electoral superiores a un determinado monto, a través de una Constancia de Operación para 

Campaña Electoral; entre otras. 

Uno de los aspectos más destacados en torno al financiamiento de campañas electorales, es la incorporación de disposiciones 

tendientes a lograr una mayor equidad en la competencia entre las agrupaciones políticas que oficialicen candidaturas. En este 

sentido, se ha contemplado la asignación gratuita de espacios de publicidad electoral y se ha modificado el modo de asignación del financiamiento público directo, contemplándose que el cincuenta por ciento (50%) del monto asignado por el presupuesto a 

dicho fin sea distribuido en forma igualitaria y el cincuenta por ciento (50%) restante, según la cantidad de votos obtenidos en 

la anterior elección.

Organismos Electorales

La aprobación de este proyecto significará un paso clave en la identidad de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires como distrito 

autónomo. En este aspecto, es un punto central de la presente propuesta la creación de autoridades electorales propias para 

nuestra Ciudad, las cuales deberán ceñir su actuación a los principios de legalidad, independencia, imparcialidad y objetividad.

En efecto, se prevé la creación de la Instituto de Gestión Electoral con potestades administrativas en materia electoral y un 

Tribunal Electoral de carácter temporal, a cargo de las funciones jurisdiccionales que, junto al Tribunal Superior de Justicia posee la atribución de realizar un control judicial suficiente sobre todo el procedimiento electoral.

En efecto, a fin de garantizar el respeto de los derechos políticos del los/as electores/as y agrupaciones políticas, consagrado 

en los artículos 61° y 62° de la CCABA, se ha procurado separar las funciones electorales de administración, de las contenciosas. El proyecto pretende dar un salto cualitativo en materia de administración electoral, creando un organismo especializado para 

atender todo lo relativo a la organización del acto comicial, logrando así generar un diseño institucional moderno, eficiente, 

transparente y con alto grado de especialización. 

Asimismo, la conformación de un Tribunal Electoral responde al mandato constitucional del artículo 113º, inciso 6º de la CCABA, 

estableciéndose un modelo de jurisdicción compartida que contempla la intervención de dos órganos de naturaleza 

jurisdiccional en el ejercicio de la competencia electoral: el Tribunal Electoral como primera instancia y el Tribunal Superior de 

Justicia como instancia revisora.

Proyecto de ley sujeto a la aprobación de la Legislatura de CABA